La innovación en el mundo de las bebidas llamaba a nuestra puerta.  A base de tés, infusiones, especias, frutas, hierbas aromáticas y bajo métodos tradicionales se obtienen diferentes infusiones, que a base de pura alquimia dan como resultado Easy Mixers.

Se trata de una marca que ofrece productos jóvenes y frescos, pero a la vez llamativos y elegantes.
La imagen no solo era un desafío a nivel de público nacional, sino que, al ser una empresa con distribución internacional, debíamos obtener un resultado excelente en todos los mercados.

El superar los desafíos técnicos de una gama con tantos colores y tan vivos, y conseguir el equilibrio necesario como para que resultase atractivo en países muy diversos como Europa o Asia fue la obsesión durante el tiempo que duro este trabajo.

En todo momento se mantuvo la armonía entre los colores y el fondo blanco. Ningún brillo ni reflejo fuera de lugar y la proporción entre formas y volúmenes exacta y necesaria para un trabajo digno del estudio Dclick.